Trufa

Este hongo, tan apreciado, entraña todo un mundo de misterio a su alrededor, sus condiciones de aparición son todavía hoy misteriosas; encontrarla equivale a descubrir “un gran tesoro» porque a pesar de todo el conocimiento de experto buscador, él sabe perfectamente, que es un regalo precioso que le ofrece la naturaleza. MUY IMPORTANTE: Ten en cuenta que tu compra tiene que incluir productos de un único productor. CON LA VENTA DIRECTA reducimos costes ambientales de envasado y transporte y ofrecemos precios competitivos al enviarte tus productos directamente desde el proveedor. 😉

Cuántos tipos de trufa hay?

Hay más de cien tipos de trufas que pertenecen al género Tuber. Estos hongos necesitan desarrollarse en asociación con las raíces de un árbol. Esto se conoce como simbiosis y es donde cada parte se beneficia de su asociación con la otra.

En Europa, hay seis variedades principales que se consideran buenas para comer.

Las más apreciadas y extendidas son la Tuber melanosporum (trufa de Périgord) y la Tuber uncinatum (trufa de Borgoña). También se puede encontrar la Tuber magnatum (trufa italiana), la Tuber brumale (trufa almizclada), la Tuber æstivum (trufa de verano) y la Tuber mesentericum (trufa de Lorena).

Si usted vive en una zona con un buen suelo pero sin historia de cultivo de trufas, lo primero que debe decidir es el tipo de trufa que desea cultivar El tipo de suelo que tiene y el clima predominante son dos factores muy importantes.

Tuber uncinatum – Trufa de Borgoña

La trufa de Borgoña se destaca por su rico y fino aroma a madera, tiene un sabor a nuez, y estas son las cualidades que han hecho su reputación.

Las principales características de la trufa son su piel negra (peridio) y su pulpa de color chocolate (gleba). La pulpa está cubierta por una red de finísimas y apretadas venas blancas que recuerdan a las ramas de un árbol.
Se encuentra naturalmente en el este de Francia, desde Borgoña hasta Alsacia, pero podría crecer fácilmente en las regiones del Atlántico o del Mediterráneo.

Normalmente se cosecha desde mediados de septiembre hasta febrero, siempre que no haya heladas fuertes.

Tuber melanosporum – trufa de Périgord

La trufa del Périgord tiene un aroma muy fuerte y un sabor muy apreciado. Su exterior es negruzco con toques de rojez u óxido. Su pulpa es de color marrón escarlata que se vuelve negra al madurar. Está llena de una densa red de finas venas blancas que se ramifican.

Se cosecha desde principios de diciembre hasta finales de marzo.